viernes, junio 12, 2009

Mi reino por una malta

_
Aunque México sea el país con la tercera comida más variada del mundo, los cubanos que vivimos aquí nos pasamos la vida tratando de reproducir, al menos de vez en cuando, el menú típico nuestro, ese que, independientemende de que su variedad se reduzca al congrí, la yuca con mojo y la carne de puerco, alternando con platanitos fritos o tostones, siempre nos devuelve un poco del sabor isleño, algo de aquel aroma que se prendía los fines de año en la cocina de mamá.

Es posible encontrar cualquiera de esos ingredientes en los mercados mexicanos. Es muy común el plátano macho, como fácil de hallar es el boniato, aunque siempre preguntando por camote, y no es difícil tropezarse en algún estante con tres o cuatro pedazos de yuca que nadie sabe para qué se usan ni cómo se cocinan. Lo que sí no aparece, ni en los centros espirituales, es la malta.

Oh, la malta…

No conocen los mexicanos esta bebida extraída en el proceso de fabricación de la cerveza y que tan apreciada puede ser en países como Cuba o Venezuela, y cuando la prueban, ponen una cara muy parecida a cuando nosotros probamos el mole por primera vez. Wikipedia no tiene una página dedicada a la malta, a no ser para informar sobre la isla del Mediterráneo o los Caballeros de la Orden homónima.

Aún así, de todas las cosas que extraño de La Habana y que me atenazan la memoria, la malta ocupa un lugar preponderante. Imposible olvidar aquellos sábados en que mi abuelo llegaba en su viejo Plymouth y sacaba del maletero una caja colmada de botellas oscuras, para que mi familia pudiera beber la tan añorada malta con leche a la hora en que ya Eva Rodríguez presentaba Juntos a las Nueve.

Bastaría cerrar los ojos para imaginar las mesas de aluminio de La Cocinita, cubiertas por una docena de vasos de malta de apenas veinte centavos cada uno. Porque la malta a granel, a mediados de los ochenta, era el complemento perfecto para las empanadas gallegas de cuarenta centavos, el toque ideal para el sabor y la sed al regreso de un baño en la playa o las clases de la ENA.

Con la crisis de los noventa desapareció la malta a granel, y sin extinguirse aún las viejas botellas, el mercado fue dominado por las modernas latas al estilo de las cervezas y gaseosas. Claro que una lata de malta hoy en Cuba cuesta lo que antes valía toda una caja de botellas, por lo que se hace tan difícil consumirla, a veces imposible, para los cubanos de adentro como para los de afuera. La cerveza enlatada es igual de cara en la isla, pero al menos de vez en cuando aparece la versión barata de la pipa bautizada, en la esquina de la casa. La malta no tuvo la suerte de continuar su tradición de venta a granel, y con ella, murió la variante plebeya de la popular bebida.

Quizás sea ese uno de los pocos detalles del consumismo que asemeja a los cubanos de México o España con los que aún poseen libreta de abastecimientos y montan camello de Centro Habana a Marianao. Somos igual de insolventes cuando, cualquier sábado en la noche, añoramos beber una deliciosa malta con leche y sólo podemos conformarnos con su grato recuerdo.

_

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Bro, que ganas de tomarme una malta me dio leer estooooo. Sólo hago una corrección: ahora una lata de malta cuesta MUCHO MÁS que antes una caja de botellas. Pongamos que la lata de malta sigue en 1 CUC, o sea que son 25 pesos mn. La caja de malta de 24 botellas en aquella época costaba 14 pesos, o sea, casi la mitad de lo que hoy te cuesta una latica de 355 ml, y la gente sigue ganando +- lo mismo.
Saludos
Héctor

Anónimo dijo...

Malta con leche condensada y galletas de soda con mayonesa hummmmmmm banquete de mi niñez!!! Saludos de Tenchy

Anónimo dijo...

¿Ese de la foto no es el loco Roberto?

Rodrigo Kuang dijo...

En efecto, Anónimo. En la foto aparece Moisés Rodríguez, comediante muy querido en Cuba, sobre todo por su personaje Roberto. Aparece sentado en uno de los pasillos del Teatro Nacional, uno de esos días de ensayos para un espectáculo humorístico presentado en la sala Avellaneda junto a Lazarito Hernández, el otro Roberto.

Anónimo dijo...

en españa si que es posible comprar maltas, aunque la poblacion nativa la desconoce, en los negocios latinos y recientemente en los supermercados e hipermercadso comercializan la Pony malta y el maltin polar a un precio algo superior al de las cervezas y refrescos gaseados, pero muy razonable en relacion a Cuba, teniendo en cuenta las diferencias de poder adquisitivo. No sabia que en Mexico no hubiese, yo tambien la eche mucho de menos en mis comienzos aqui.

angel collado ruiz dijo...

Mira que le digo a la gente que Marianao es el municipio mas grande del mundo y no me quieren creer, aqui esta demostrado, y con mucha calidad, un abrazo desde 60 y 45, hermano , despues vulevo con calma, angel

angel collado ruiz dijo...

Ya volví y leí, la malta Hatuey , la mas popular y famosa de Cuba. aquellos años, coño esta pagina deberia llamarse Lagrimas Negras.
En los años 70 estudie en Amistad cubano- sov.
y teniamos siempre una pipa llena de malta a nuestro antojo, nada mas se acababa traian otra.
Despues el tiempo me trajo a México y aqui me ha sucedido lo mismo que con las africanas, a que no se acordaban de las africanas, no es que yo sea mas viejo , digamos que tengo mejor memoria, les decia, que aqui en chilangolandia, alguien que venia de Miami de pronto y con un misterio del carajo , me decia ,angel te voy a regalar algo y me llevaba aparte, yo imaginaba que me iba a regalar un pelo de la barba de el desgraciado en jefe, no ahí estaba una malta y fria, coño caballero por mi madre que hasta lo besaba al tipo, pero no me pongan en duda soy hombrecito, pero la emoción era de altura.
sin embargo esas que ahora aparecen de vez en cuando enlatadas y de la isla, ya no me saben igual, no se que sea , a lo mejor es psicologico, me saben diferente un saborcito a esclavitud y decadencia, debo estar volviendome loco por la falta de malta en la sangre. un reino por una malta, y hasta dos.

Anónimo dijo...

Para adquirir Malta Tinima en Mexico pueden visitar la pagina www.saborcubano.com.mx o comunicarse al celular 999 172 9399. Surtimos pedidos desde 1 caja a toda la Republica Mexicana. Precio de la caja 240 pesos mas envio.

Silvita dijo...

En la nórdica ciudad de Malmö se consigue hasta quimbombó, que venden los chinos. Hay leche quemada o fanguito, que venden unos árabes y que los chilenos dicen que se llama manjar (?). Vaya, pide por esa boca. Pero no pidas malta. Ni eso, ni ají cachucha.
Sin el ají cachucha, mi congrí no es El Congrí.
Yo quiero tomar malta!!!! :-(

Luis Pascual dijo...

Lo de la malta con leche condensada es amor para toda la vida, no hay forma de que encuentre malta en Lima, Perú, si alguna persona sabe donde o como que me avise por esta página, me emociona leer todos los comentarios sobre la Bebida de los Cubanos, creo que pondré un Malté, sería como un café, solo que para vender malta.Salud a todos dentro y fuera de la Isla. Viva la Malta con Leche Condensada.

Anónimo dijo...

Si vives en México D.F puedes encontrar la Malta en lata bucanero y otra que es de Venezueka no recuerdo la marca en el Mercado de Medellín con "el paisa" así le llaman al señor, además de otros productos. Saludos

Lorraine dijo...

Donde!!!!!!! donde puedes encontrarla en Mexico? desde que la probe en Cuba me encantó! solo la volvi a probar cuando mis papas trajeron de sus vacaciones de nuevo, quisiera poder conseguirla en Mexico pero no la he encontrado