sábado, diciembre 10, 2011

Cagarse en los Derechos humanos.

LA HABANA (Prensa Latimba). Hoy recibió su jabita de estímulo – con un jabón Nácar, una pasta de dientes Perla, un plátano burro y un paquete de salchichas – el compañero Atanasio González, secretario general del sindicato en Comunales del Municipio Arroyo Naranjo, por su valentía al enfrentarse a un camarógrafo de AP en el malecón de La Habana. Atanasio, luego de haber sido casualmente movilizado desde su municipio hasta el malecón, en la noche lluviosa del viernes (lo cual, según nos explicó después, le trajo un sinnúmero de molestias, pues se perdió el capítulo de la novela, y en la refriega extravió un tacón de su único par de botas), dio el paso al frente al llamado de Raúl Castro y enfrentó a unos periodistas extranjeros que osaron provocar a la Revolución. Según le explicó el oficial de la seguridad que fue a buscarlo a su domicilio, unos mercenarios pagados por el imperialismo iban a lanzar fuegos artificiales en el mar, para celebrar el día de los Derechos Humanos.

“Yo me cago en la madre de los derechos humanos”, expresó muy emocionado al recibir su jabita de estímulo en solemne acto, tal y como años atrás había dicho en una manifestación en contra del disidente Oscar Elías Biscet. El compañero Pancho Hoyos, teniente coronel del Minint, felicitó a Atanasio por haberle dado tremendo gaznatón al periodista de Associated Press, y por haberle roto la cámara, con lo cual, según sus propias palabras, “esos periodistas americanos van a aprender a respetar a los revolucionarios y a la democracia cubana, la más perfecta del mundo…”

“¡Abajo los Derechos Humanos!”, fue el reclamo de los presentes, todos miembros del sindicato en diferentes empresas comunales de la capital, y seleccionados regularmente, debido a sus cualidades revolucionarias, para formar parte de la masa espontánea de ciudadanos que siempre llegan por casualidad a los lugares donde se manifiestan los opositores.

“Aquí en Cuba, los revolucionarios no queremos a esos Derechos Humanos”, dijo Atanasio en un sentido agradecimiento a sus compañeros, “ya tenemos a Fidel y a Raúl”. Habló además de la valentía de otros compañeros que se enfrentaron a las Damas de Blanco y no las dejaron salir de la casa de Laura Pollán. “Esos camaradas arriesgaron sus vidas”, agregó, “pues pudieron pescar tremenda gripe por gritarle consignas en la calle a esas mercenarias, debajo de la llovizna que cayó anoche”.

Atanasio González se fue muy contento para la parada, a coger la guagua para Arroyo Naranjo, aún cojeando por la falta del tacón de su bota, pero muy feliz por haber cumplido con su deber, por haber demostrado su lealtad a Fidel, a la Revolución y al Socialismo.

_

Video donde, en el minuto 1:06, aparece el compañero Atanasio cagándose en la madre de los Derechos Humanos, durante un mitin en contra del doctor Biscet.

Los fuegos artificiales lanzados por la flotilla desde aguas internacionales, tal y como fueron vistos en La Habana.
_