martes, enero 12, 2010

Pequeña colección de trapos sucios.

_
Rine Leal, el más grande investigador teatral cubano y maestro del ISA – ya fallecido, lamentablemente – una vez me dijo que llevaba varios años buscando la constancia, en algún periódico en biblioteca, de un discurso de Fidel Castro, de los sesenta, donde este había pronunciado públicamente su deseo de que las cercas de la UMAP (un campo de concentración criollo para desafectos, religiosos y homosexuales), fuesen “más altas que las de Auschwitz”… Rine era experto en rescatar arqueologías bibliográficas, esas que le sirvieron para su monumental compendio del teatro cubano La selva oscura, además de haber sido un fino denunciante de los atropellos a artistas e intelectuales durante el Quinquenio Gris, y rescatador de la obra del dramaturgo mayor, Virgilio Piñera, una obra aplastada por el oficialismo; pero quizás porque sus últimos años los pasó en Colombia, finalmente no tuvo chance de hallar la constancia impresa de tamaña afirmación presidencial en épocas de ciega persecución estalinista.

Momentos de lucidez fascistoide como ese, quizás aguarden en algún rincón polvoriento de la Biblioteca Nacional antes de que sean rescatados para la buena salud de nuestra memoria histórica, esa memoria isleña que a menudo suele ser en extremo olvidadiza y consentidora. No obstante, sí ha quedado constancia de otras barbaridades discursivas, emitidas en medio de éxtasis de poder y ante miles de aplaudidores con el cerebro pasado por detergente.

Durante el acto conmemorativo por el XV aniversario del Ministerio del Interior, el 6 de junio de 1976 – curiosamente cinco meses exactos antes de la voladura del avión de Cubana en Barbados, un sabotaje brutal provocado por extremistas anticastristas – nuestro comandante expresó, sin el menor asomo de pudor: “Si el estado cubano se dedicara a hacer terrorismo (…) creemos que realmente seríamos eficaces terroristas (TODOS LOS ESPECTADORES EN EL KARL MARX, APLAUDEN PONIÉNDOSE DE PIE) ¡Que nadie se imagine otra cosa! Si nos dedicáramos al terrorismo, con toda seguridad seríamos eficientes. Pero el hecho de que la revolución cubana nunca ha aplicado el terrorismo, no quiere decir que renunciemos a ello, ¡lo advertimos!...”

Sabido es que la participación del gobierno cubano en aventuras terroristas, codo a codo con las FARC, la ETA o los Tupamaros, deja buena constancia de que el comandante no estaba hablando por hablar en aquella memorable ocasión, aunque recientemente, luego de la crisis mundial por las Torres Gemelas, se llenase la boca para reclamar por la libertad de sus cinco espías “luchadores contra el terrorismo”, criticando la hipocresía de Bush con aquella paradoja del “terrorismo bueno” y el “terrorismo malo”.

Pero las frases vehementes llenas de falsedad, sobre todo en discursos viejos que casi nadie recuerda, se remontan a los inicios de la propia revolución. El 9 de abril de 1959, en una entrevista para la cadena NBC, en idioma inglés con su característico acento latino, aclaró muy severamente: “…No soy comunista. No estoy de acuerdo con el comunismo. Mis actos prueban que hay libertad de prensa en Cuba…”

Ya sabemos la clase de libertad de prensa que existe hoy día en nuestro archipiélago, una situación que él mismo caracterizó muy bien en otro discurso sesentero en los Estados Unidos, también en inglés: “…Lo primero que hacen los dictadores es acabar con la libertad de prensa, establecer la censura. No hay ninguna duda acerca de que la prensa libre es el principal enemigo de la dictadura…”

Por eso no asombra mucho cuando reaparecen declaraciones de Hugo Chávez, hechas en los albores de su era presidencial en Venezuela, cuando un periodista le pregunta: ¿Para usted Cuba es una dictadura o no lo es?, y él muy tranquilo reconoce: Sí, es una dictadura… Y como buen discípulo de nuestro paisano autócrata, también parece una entelequia fabricada en 3D cuando, en esa misma entrevista, aseguraba que la libertad de prensa se mantendría en Venezuela, que entregaría el poder a los cinco años y que no se nacionalizaría ninguna empresa.
.
¿Mentiras piadosas? ¿Socarronería política? ¿Sinvergüencería a pulso?... Cada quien podrá sacar sus propias conclusiones en tanto pueda comprobar, con sus propios ojos, que por ahí los hay mejores que Walt Disney para componer fantasías dedicadas a las más incautas audiencias del mundo.
_

Las pruebas que nunca se verán en la Mesa Redonda de Cubavisión.
_

6 comentarios:

Anónimo dijo...

El terrorismo fue una de las practicas utilizadas por el M-26-7 (Movimiento 26 de Julio)para hacer la "Revolucion cubana". Y segun lo aprendido, el Che Guevara tambien lo practico en su fracazada estrategia para Bolivia. El fin no siempre justifica los medios.

Un abrazo Wicho.
Alberto.

josancaballero dijo...

Vaya, Rodrigo, que te las traes cuando logras escudriñar por ahí. Bravo por la mención a Rine Leal igualmente. Un día también sacaré algunas cosillas a la cara de mucha gente, que también me gusta la filomanía, y en el caso del Coma Andante hay mucho que estudiar de su lengua viperina, jajaja, no filológicamente hablando.

maite dijo...

Bravo hermanito,,, si algunos por ahi pudieran leer este post. En fin es un sentimiento muy raro entre desencanto e indignacion. Pudieramos hablar tanto de estos temas y aun mas cuando nos hemos empapado de la realidad social que nos niegan en la isla y que paises como venezuela o colombia viven a diario. Saber que Cuba o mejor dicho el gobierno cubano a contribuido de alguna manera a ello, sencillamente da ganas de vomitar.....nada lo que se refiere a cuba es exactamente como la pelicula The Truman show

Felipe Arias dijo...

100% de acuerdo. La recopilación es muy buena, y por mi madre, si bien ya sabía lo de que al principio se caía de nalgas diciendo que no era comunista, jamás me hubiese imaginado lo de ese discurso sobre el terrorismo.
Qué clase tipo, y con la cara dura que ha estado sacando todas esas reflexiones en contra del terrorismo de estado.

angel collado ruiz dijo...

Rodrigo así es, donde dije dije, dije Diego o como la conocida chimultria Así como digo una cosa digo otra.
Tocas la voladura del avión de Barbados, cada vez es mas fuerte la versión que fue una granada o una bomba que traina los segurosos de Angola .

Anónimo dijo...

Que barbaro, que barbaro, que bueno que queda constancia de todos esos embustes. Muy buena recopilacion. Seguro habra mas, pero por lo pronto, tambien a mi me impacto mucho saber como una ves, cuando yo apenas era una nina chiquita (por eso tampoco me podria haber acordado) ese hombre confeso que su alma era terrorista. Ninguna de sus reflexiones resientes puede disfrazar una verdad como esta.