martes, diciembre 08, 2009

Un día para el emigrante.

_
Recordando algunas de las objeciones que mi buen amigo Jorge Ignacio Pérez (ex - periodista del Granma, emigrado en Barcelona y autor del blog Segunda Naturaleza) tiene acerca del trato que suele dársele a los emigrantes en España, pensaba en la visceral diferencia que entraña ser emigrado latino allá en la península, y serlo de este otro lado del mundo, por ejemplo acá, en un país como México. Acaso debería preguntar su parecer a otros buenos amigos bloggeros, como Camilo Venegas (El Fogonero), quien vive en la República Dominicana, ese mismo país del que Ana Zilma Miranda (Bisturí sin filo), está justamente trasladándose a España, siendo todavía quizás un poco prematuro preguntarle si está o no de acuerdo con el parecer de Jorge Ignacio.

Aún no sé si en San Luis Potosí, aquí mismo en México, donde vive el amigo Ángel Collado (Collado Ruiz, apuntes literarios), se celebró el Día del Migrante como acá en Hermosillo, lo que sí me consta es que, en esta ciudad, el domingo en la noche tuvo lugar un evento donde los mexicanos del noroeste demostraron con creces que este no es un buen sitio para la xenofobia o el menosprecio al extranjero que corta sus raíces y llega a compartir espacio, trabajo y comida con los nativos.

Al decir de René Yégüez, un venezolano que lleva aquí una buena cantidad de años, en esta región, lejos de ser un problema llevar el cartelito de extranjero, es casi una ventaja, pues los sonorenses se caracterizan por ser en extremo hospitalarios, por echarle la mano a quien lo necesite y en especial a aquellos que vienen de lejos, aventurándose hasta este peculiar clima de desierto. Quizás la diferencia está en que un país como España, donde a menudo los sudamericanos somos reducidos conceptualmente al peyorativo término sudaca, no es muy partidario de vernos como iguales, en tanto México tendría más de una razón cultural para asimilarnos como sus parientes cercanos.

El domingo se nos fue en la Plaza Zaragoza, en el Festival del Migrante 2009, entre los stands de unos quince países, repletos con sus artesanías, curiosidades y comidas típicas, y en el espectáculo junto al Palacio de Gobierno, en un escenario que aglutinó a artistas emigrados, lo mismo aficionados que profesionales, de unas ocho naciones. Jairo y Lorena, bailarines cubanos de la compañía Aldo Siles, danza contemporánea, estrenaron la coreografía Sábanas blancas, con aquel tema tan emblemático de Gerardo Alfonso, Marie la francesa cantaba la versión original de My way (Comme d’habitude), que no es de Sinatra como casi todo el mundo cree, sino de Claude François, y se turnaban los armenios, música de cámara, la danza Sakura, sakura, de Japón, y el león de China con tangos, calipso del Cayáo y la soprano habanera Marybel Ferrales con sus temas de Lecuona. El cierre, a cargo de un recién emigrado de relevancia internacional, Marciano Cantero, de Enanitos Verdes, el famoso grupo argentino.
.
No tanto por las palabras del político que clausuró el evento – el gobernador de Sonora en persona con todo y su dispositivo de seguridad – sino por el amable intercambio entre los muchos emigrados con la gente de Hermosillo, se podía respirar en la Plaza Zaragoza el ambiente de amistad sincera, al recorrer los diferentes stands, al percibir la alegría sana de quienes no padecen la emigración ajena (acaso por sufrir la propia en tierra de los gringos), sino que se entregan de buena gana a los goces interculturales.
.
Los stands competían entre sí por un premio del Gobierno y el Instituto de Turismo, y Cuba se llevó el primer lugar, en un empate sin precedentes con Venezuela. No obstante podría decirse que la competencia en este caso fue apenas un pretexto para ponerle ganas al lucimiento de cada comunidad, y a la postre, un espléndido espacio para sentir aquella grata sensación de que, al menos por unas horas, las fronteras de este mundo no son tan importantes.

_
La danza del león, al momento de iniciar el espectáculo.
_

Jairo Cruz y Lorena Carrión, en Sábanas Blancas.
_

Marciano Cantero, de Enanitos Verdes.

_
Aunque la prensa apenas recogió las fotos y palabras finales del gobernador, después que este se bajó del escenario fue que en verdad se clausuró el evento, con una buena parte de sus artistas cantando a coro La vida es un carnaval, de esa emigrada que fue la gran Celia Cruz, y poniendo a bailar al abundante público en la fría noche decembrina.

_

6 comentarios:

angel collado ruiz dijo...

Rodrigo ,que yo sepa, aqui nunca he visto un festival así, llevo 13 años en SLP. Pero estamos de acuerdo, en 25 años que llevo en México , he recibido puro cariño de los mexicanos. No tengo quejas. Y he vivido en el DF, Mérida y SLP.
Tal vez lo del festival será porque aqui no hay mucha cantidad de migrantes.
Un saludo tal vez vaya uno de estos años a ver el festivla allí, creo que en Zacatecas existe algo parecido. un saludo Angel.

Rodrigo Kuang dijo...

Debe ser eso, hermano, que en tu ciudad no hay tantos emigrados como acá. Si te fijas en las fotos del escenario, hay un cartel que dice que en Sonora hay como 11 mil extranjeros legales. En todo el estado son más los americanos y canadienses, pero en Hermosillo la comunidad más grande es la cubana, y no sé si cuenten a los instructores deportivos que todavía están de "misión" (digo todavía, porque la mayor parte de los que conozco, pa'trá ni pa'coger impulso), la verdad, aquí hay tonga de extranjeros compartiendo cada día con los nativos, y como ya dije, con extrema cordialidad.
Ojalá el año próximo puedas caer por acá, en esta misma fecha, para que descargues rico con tus hermanos cubanos de este lado del Caribe.
Saludos.

Jorge Ignacio dijo...

Lindo evento, Rodrigo. En España hay tímidos intentos por parte de los gobiernos locales, pero es pura politiquería. Excepto algunas ONGS que sí lo sientes de veras el dolor del extranjero. Pero la gente, la población, pasa olímpicamente del foráneo, en sentido general, como si España no hubiera sido un país de emigrantes hasta hace solo pocos años. Fueron a Alemania, por ejemplo, a trabajar a las factorías. Y sufrieron el clima y la diferencia idiomática. Esos ahora son viejitos, alguno de los cuales estaban en la puerta del Consulado Cubano de Barcelona el pasado sábado apoyando la dictadura castrista. Ciclos de la vida que no tienen pie ni cabeza. Quizá pies sí. Un abrazo.

Los Hijos que nadie quiso dijo...

El blog de Angel Santiesteban, estara provisionalmente en este sitio, les agradecemos un link y anuncio, gracias por su apoyo de siempre.

http://www.loshijosquenadiequiso.blogspot.com/

Maria dijo...

Me alegro de haber encontrado a Santiesteban! me preguntaba por qué no lo habrían acogido en el nuevo Diario de Cuba. Abrazos, Angel.
Ya que estoy, añado algo sobre el post, soy española y he viajado por México, Cuba y Argentina. En estos países la gente tiene mucha humanidad y sencillez. Nunca te sientes solo. En España hemos perdido mucha generosidad de espíritu, y no digamos Barcelona. Nunca he oído que se le diga "sudaca" a un cubano, es más bien para argentinos o chilenos, pero la palabra ya está en desuso o es cariñosa, como "gusano" en Miami. Sí es cierto que muchas ONGs hacen esfuerzos por armonizar, pero es artificial. Somos más hoscos y bruscos, es la realidad; también Barcelona es más difícil que Madrid o Andalucía, donde yo vivo, y donde conozco a muchos cubanos que me dicen no se sienten mal con la gente.

Rodrigo Kuang dijo...

Muchas gracias, María, por aportar tu punto de vista. En efecto, todo es según el cristal conque se mire, y en todas partes hay gente buena onda como tú, personas que no discriminan a los centro y sudamericanos, incluso en Barcelona los conocí. Andalucía tiene mucha más "latinidad" que el resto de España, salvando a las Canarias. De allá salió buena parte de nuestra esencia cultural, incluso de nuestro acento. Tienen latente la herencia del norte africano y por ello quizás no se crean tan europeos (en el sentido "nice" del término), lo que sí te aseguro es que, si bien quizás no se escuche tanto por las calles, esos términos "sudaca" e incluso el peyorativo, demodé y nada cariñoso "gusano", aún se utiliza mucho en foros de internet, en comentarios de sitios como youtube, por españoles y de otras partes, sobre todo izquierdosos intransigentes, para agredirnos cuando se les acaban los argumentos.
Muchas gracias por tu postura amable, y ojalá el mundo se encaminase a la bondad con los semejantes de otras regiones, tal y como tú la aprecias.