sábado, noviembre 07, 2009

Perdiendo el miedo.

_
Aún no se enfría el conflicto del Instituto Superior de Arte, cuando otro performance-manifestación tiene lugar en el céntrico barrio de El Vedado, en el mismísimo corazón de La Habana. Artistas y bloggeros cubanos recorrieron ayer la calle 23 portando carteles que apelaban a la no violencia. No + violencia, Súmate, decían las pancartas, en una alusión global al cese de la violencia, pero también al deseo local de terminar con la violencia política, con la represión de la individualidad y las libertades del cubano medio.

Curiosamente, a poca distancia, algunos bloggeros, entre los que se encontraban las muy reconocidas Yoani Sánchez (Generación Y) y Claudia Cadelo (Octavo Cerco), eran interceptados por la policía política, golpeados y sacados de la zona en automóviles, sin presentar cargos, órdenes de arresto, ni siquiera identificación. Apenas el grito de advertencia a los que se acercaron explicaba el cariz del arresto: “No se metan, son unos contrarrevolucionarios”…

El objetivo del virtual secuestro era impedir que aquellos vigilados bloggeros participasen de un acto público en el que ni siquiera se dieron discursos, ni se apeló a la subversión, sólo se pedía el fin de la violencia, de esa misma línea dura que los esbirros no tuvieron mejor manera de poner en evidencia sino golpeando e inmovilizando a personas cuyo único crimen ha sido pensar por cabeza propia y escribirlo en internet.

“Hasta aquí llegaste Yoani, se te acabaron las payasadas”, dentro del auto, y al mejor estilo batistiano, así habló uno de los compañeros del MININT a la bloggera cubana de mayor reconocimiento internacional, mientras le tiraba del cabello y apenas podía respirar ella con una rodilla clavada en el riñón. Entre tanto, los manifestantes desandaban la calle 23 con carteles clamando por paz, amor, reconciliación, y algún que otro grito de “prosperidad” que, a buen entendedor, revela aquella inconformidad social conque los jóvenes cubanos ya están perdiendo el miedo a manifestarse.

Esta vez, además del temor que sienten los gorilas por el poder creciente de la palabra pacífica, de la razón individual – y al que hace alusión la propia Yoani en su entrada más reciente al blog – queda demostrado que los jóvenes, artistas e intelectuales en su mayoría, han comenzado a entender su inalienable derecho a la manifestación y al libre pensamiento, perdiendo poco a poco el miedo a los golpes, a las represalias y al chantaje.
.
Pronto habrá muchos más carteles en las calles de La Habana. Vivir para ver.
_
.
Algunas vistas del vídeo subido a internet, tomado con celular, no muy pixeladas, pero bien claras en cuanto a su mensaje.
_