viernes, febrero 10, 2012

Operación Frazada.

La policía política cubana acaba de estrenar una nueva táctica de lucha en contra de los sediciosos asalariados del imperialismo en Santa Clara, esos mercenarios que, aún vistiendo muy pobremente, viviendo en casas deterioradas con muebles remendados, de alguna manera misteriosa se están enriqueciendo con el financiamiento del imperialismo yanqui y la mafia de Miami,

La nueva estrategia de combate ha sido bautizada por el alto mando del Ministerio del Interior en la provincia Villa Clara como “Operación Frazada”, y funciona de manera impecable, tal y como podemos apreciar en las imágenes tomadas el pasado 1º de febrero.

Ese día unas cuantas mujeres – ya saben, unas diabólicas mercenarias a sueldo de la CIA – pertenecientes al Movimiento Femenino por los Derechos Civiles Rosa Parks, se manifestaron con pancarta y gritos por un barrio periférico de la ciudad de Santa Clara, siendo tomadas en vídeo desde una casa – obviamente habitada también por criminales a sueldo del imperio norteamericano – y como las autoridades siempre están al tanto de estas escaramuzas opositoras, ya tenían varios carros y un buen número de agentes asignados para reprimir a las violentas voces femeninas.

Muy suspicaces ellos, se dieron cuenta que había una camarita tomando vídeos desde una ventana, así que pusieron de inmediato a rodar la Operación Frazada, consistente en dos agentes de mentes brillantes que, con una manta de dormir extendida, procedieron a bloquear el ángulo de la toma, impidiendo así, al menos en sus fantasías, que el mundo viese como un grupo de policías de uniforme y civiles machacaba, tironeaba y finalmente se llevaba presas a unas cuantas mujeres.

La nueva estrategia policial ya está siendo seminariada por la Seguridad del Estado en otras provincias, incluyendo la capital, y próximamente se pondrán en práctica otras versiones con fundas de almohada, colchas de limpiar el piso y sacos de yute, para bloquear la visibilidad de las cámaras espías en las golpizas a las Damas de Blanco en Centro Habana y las pateaduras a disidentes en Palma Soriano.

_