sábado, diciembre 11, 2010

Un "regalo navideño" para el doctor Biscet.

_
Una molesta sensación, mezcla de tristeza y repugnancia, he sentido al leer la nota que acaba de ofrecer Secretos de Cuba, a partir de informes cercanos a la familia del doctor Oscar Elías Biscet: el opositor encarcelado desde la Primavera Negra del 2003, y a quien al parecer acaban de sacar de la lista de presos de conciencia, aquellos a los que el gobierno había prometido liberar incondicionalmente en el ya vencido plazo de cuatro meses, a partir del pasado 13 de julio.
.
De ser definitiva esta información recibida por Winnie Biscet, hija del disidente, este tendrá un especial regalo del gobierno para las Navidades: el pase de cuentas por no haber aceptado la deportación a España y optar por quedarse en Cuba a seguir defendiendo sus puntos de vista a toda costa. Como suele suceder con nuestros mandatarios, aún cuando no existan razones lógicas para tomar determinada medida, aún cuando el regente verde olivo había empeñado su palabra en aquella famosa reunión con nuestro cardenal Richelieu, aún así se pasará por encima de la constitución y al menos un hombre seguirá en la cárcel por expresar sus ideas. Según parece no habrá excarcelación para el más incómodo de los opositores, el más vertical y menos altisonante de todos. No habrá indulto para él, porque milagrosamente acaba de ser sacado del grupo de 52 presos deportados o por liberar.
.

Pero como, a pesar de todo, aún no es oficial, todavía existe la posibilidad de que se retracten de esta vergonzosa decisión, caso de proliferar la campaña que Winnie Biscet ha lanzado a favor de su padre, o si tuviesen en cuenta que el desliz pudiera ser determinante en la próxima revisión de la Posición Común europea, o si sencillamente ingiriesen una pequeña dosis de decencia y cumplieran con su palabra. Cualquiera de estas salidas pudiera desembocar en un final aceptable, y acaso en un buen regalo navideño para todos aquellos que apoyamos los cambios pacíficos y la reconciliación nacional.

_